miércoles, 14 de marzo de 2012

¿Dónde te ubicarías en esta escala?

¿Dónde te ubicarías en esta escala?

o ....................... 25 ....................... 50 ....................... 75 .................... 100

0-25

No pueden distinguir entre los hechos y los sentimientos. Necesitados emocionalmente y muy influenciados por los demás.

Gastan mucha energía tratando de conseguir la aprobación de otros y poca energía para actividades dirigidas a sus objetivos.

No pueden de ir palabras tales como «pienso o creo».

Poca separación emocional de sus familias. Relaciones maritales dependientes.

Les va mal en las transiciones, crisis y cambios en la vida. No pueden ver dónde terminan ellos y comienzan los demás.


25-50

Tienen escasa habilidad para diferenciar los hechos de la realidad. La mayor parte de su ser es ficticio y los demás lo perciben. Cuando el nivel de ansiedad es bajo, obtienen resultados bastante buenos. Imitan a los demás rápidamente y se es esfuerzan para conseguir la aceptación de todos.

Generalmente hablan de un grupo de principios o creencias, y siguen otros.

La autoestima aumenta con los cumplidos o baja con las críticas.

Reaccionan fácilmente y pierden el control cuando una relación termina o se desequilibra.

Bajo la presión del estrés, por lo general, toman malas decisiones debido a su incapacidad para pensar.

Para cubrir su ser ficticio, buscan poder, reconocimiento y el amor de los demás.


50-75

Son conscientes de que los pens ami entos y sentimientos funcionan como un equipo y tienen un nivel razonable del ser verdadero.

Pueden s egui r los objetivos de vida que e s t án de t e rminados de sde su interior y expresar opiniones sin decepcionar a los demás.

El matrimonio es para ellos una sociedad que funciona, donde se puede disfrutar de la intimidad sin perder el ser.

Permite que los niños avancen a l a autonomía adulta, a través de etapas del desarrollo.

Obtienen buenos resultados, con o sin los demás.

Pueden sobrellevar las crisis sin separarse.

Mantienen relaciones con otros sin insistir en que ven al mundo de la misma manera.


75-100 (Pocas personas funcionan en este nivel)

Está seguro de quién es y no se ve afectado por críticas o elogios, porque se orienta a principios y se dirige a objetivos.

Puede dejar a la familia de origen y convertirse en un adulto autónomo, dirigido por su interior.

Seguro de sus creencias pero no dogmático o cerrado en su pensamiento.

Puede escuchar y evaluar creencias de otros y descartar los viejos conceptos por los nuevos.

Puede oír sin reaccionar y comunicarse sin contrariar a los demás.

Puede respetar a las personas sin tener que cambiarlas.

Reconoce la dependencia en los demás y la responsabilidad por los demás.

Libre para disfrutar de la vida y el juego.

Puede estar sin ansiedad, en medio del estrés y las presiones.

Puede tomar responsabilidad por su propio destino y por su vida.

sábado, 21 de marzo de 2009

La feliz coincidencia de amor y sexo

En nuestro excéntrico mundo, donde en forma implacable nos deshumanizamos cada vez más, donde somos capaces de enorgullecernos por haber participado en una orgía pero nos avergüenza reconocer estar enamorados. En este absurdo disparate es cada vez mas extraño hablar de nuestros sentimientos y sensaciones, pero no por eso dejan de existir para hacernos sentir plenos y conscientes de estar REALMENTE vivos.

Ver como brotaban lágrimas de una mujer mientras hacíamos el amor me produjo tal confusión que en vez de considerarlo una dimensión desconocida del encantador e inmenso umbral de sensibilidad del que son capaces las mujeres, me pareció una desmedida exhibición de destreza actoral. Hasta que lo viví en carne propia, ese día si que me sorprendió (y no me avergonzó) verme derramando lagrimas sin motivo aparente con solo (solo?) un beso, que sumadas tal vez media docena de cervezas y la maravillosa mujer responsable, no parecía que fuera para tanto.

Si me lo hubiesen contado no lo habría creído y en mi mente se habrían construido irremediablemente las mas imprudentes conjeturas…pero vivirlo es otra cosa; es alcanzar el techo del placer, es llegar al sitio de donde no quisiera salir, hasta el punto de considerar el volver a reconocer haber tenido un orgasmo hasta experimentar algo semejante. Es como llorar de felicidad, es perder el control de los sentimientos, ya de por si incontrolables. Es sentirse indefenso, vulnerable, feliz y tan sensible como no imagine que fuera posible algún día, por lo menos siendo todavía heterosexual (MACHO) pero que va, definitivamente hay mucho por vivir y todos los días….la vida nunca pierde la magia de sorprendernos, por fortuna.

Desde entonces pude comprender porque hay quienes confunden o si quiera relacionan amor con sexo, dos fenómenos tan distintos como dinero y felicidad. Si bien es cierto que uno facilita alcanzar el otro, se parecen bastante y quisiéramos saberlos indisolubles, no tienen nada que ver el uno con el otro, seguirlo negando es un camino seguro a la frustración y al trillado “sentirse utilizado”. Pero negocios son negocios y amistad es amistad, o al pan pan y al vino vino, rezan los viejos adagios populares.

Porque a decir verdad no estaba enamorado cuando me ocurrió y tampoco estaba haciendo el amor, solo (solo?) era un beso. El amor no deja de ser maravilloso porque desaparezca el sexo, como tampoco es cierto que el sexo sin amor no pueda llegar a ser satisfactorio; como pretende ese tabú arraigado con años de represión y sometimiento de madres a hijas, de generación en generación que ha logrado impedir en honor a la moral que muchos (especialmente muchas) logren disfrutar del sexo…digamos…mientras llega el amor y también cuando el amor desaparece. Porque si, aunque se acabe el amor se puede seguir disfrutando de ese maravilloso complemento llamado sexo, o mejor buen sexo, sustento de muchos hogares y relaciones de todo tipo que aseguran el equilibrio emocional y físico de la humanidad. Tantos años de evolucion pudieron prescindir de alguno de los dos, pero siguen ahi por que son el complemento perfecto, porque son necesarios. Una vida sin sexo y sin amor o por lo menos sin alguno de los dos debe ser muy aburrida y dificil.

Si el amor fuera requisito indispensable para el sexo, disfrutaríamos muy poco de semejante regalo de la naturaleza, a menos que nos enamoremos una vez en la vida y por siempre o todos los días….considero mejor enamorarse cada vez que hacemos el amor…o mejor dicho, hacerlo siempre como si estuviésemos enamorados….

La feliz coincidencia de amor y sexo es un verdadero privilegio (paradigma?) digno de disfrutar, pero si “toca” disfrutarlos por separado no existe razón alguna para estar inconforme. Y si de escoger se trata, puedo asegurar que ni el mejor sexo del mundo, incluso capaz de llevarte a las lagrimas puede siquiera asemejarse al amor. De seguro el sexo no ha inspirado tanta poesía como el amor y siempre es más rico decir como la canción: me tienes acelerado el corazón….

sábado, 1 de noviembre de 2008

Deje la maricada y decídase a ser feliz !!!

Una sicóloga que da concejos al final del noticiero siempre cierra con la frase “si es posible ser feliz”. Este tópico cada vez adquiere mayor importancia, especialmente si nos atenemos a las cifras de la ONU según las cuales una cuarta parte de la población mundial sufre de depresión. Si me detengo a reflexionar sobre el asunto y a juzgar por las expresiones afanosas de felicidad que se leen en Messenger o en Facebook, podría afirmar ligeramente que si es posible ser feliz, incluso que es el estado más recurrente en los seres humanos.

Ejerciendo como abogado del diablo, en cambio, podría pensarse que esos strip-tease de felicidad no son más que un desesperado intento por convencer a los demás de lo felices y exitosos que somos. Pero que es ser feliz? los padres aseguran poder ser felices a través de la felicidad de sus hijos. También es sentirse competente en algo, tal vez por eso hay quienes dicen ser felices en situaciones que a otros puede parecerles inverosímiles, como soportar el peso de un hogar para un ama de casa, trabajar, para muchos (no todos).

Felicidad para mi es un fluir de cosas en armonía, pero no necesariamente en orden, no permanentes, pero si recurrentes, es decir, la tendencia habitual. Esto me lleva a considerar aspectos que pueden parecer obvios pero no lo son tanto: es necesario que las cosas salgan como queremos para ser felices? es suficiente con creer que están saliendo bien (empelicularnos) para ser felices? o será suficiente con decidir ser feliz ?

Si bien es cierto que existen unos factores externos que conspiran o facilitan nuestros estados de felicidad, no son necesariamente determinantes. No podemos negar que los meses pasen demasiado rápido cuando pagamos arriendo o que pasen demasiado lento cuando ganamos muy poquito, pero también es cierto que otros, en circunstancias peores a las nuestras, son mucho más felices.

A juzgar nuevamente los mensajes de Facebook y Messenger, todos somos felices. Pero también es cierto que a nadie le gusta la historia triste de los demás y preferimos rodearnos de una pretendida prosperidad y felicidad donde todo ocurre porque así lo creemos (empeliculados) sin importar que tan real sea la cosa, tal vez es preferible vivir engañado antes que afrontar la tan evidente realidad que en algunos casos puede parecer apocalíptica si solo consideramos los elementos racionales a nuestro alcance (calentamiento global, crisis económica, corrupción, inestabilidad política, criminalidad, delincuencia, etc) sin esperar intervenciones divinas o quizás la lejana probabilidad matemática que ofrece la suerte, porque no son bases sólidas y pragmáticas para planear el futuro.

Uno de los obstáculos mayores para alcanzar la tan anhelada felicidad, es esa descomunal brecha entre aspiración y realización, que provoca grandes angustias y las grandes tragedias humanas. La lejana probabilidad matemática de que una apabullante mayoría nunca alcanzara lo que se ha propuesto y que disfraza con el nombre de sueño para evitar la casi segura frustración de no poder cumplirla y digo casi segura porque es obvio que solo una ínfima minoría logra la grandeza, de lo contrario no lo seria tanto.

Pero esta pretendida grandeza a la que me refiero (presidencias, ministerios, estrellas del arte, escalafones en la revista FORBES, es decir, 0.1 % de la población) no necesariamente garantiza la felicidad, incluso a veces logra todo lo contrario. Se me antoja mucho más fácil conseguir la felicidad a través de la construcción de una familia de principios sólidos y llena de mucho afecto, una ocupación apasionante y bien remunerada, una vida cómoda y sin afanes pero sobre todo, sostenible, es decir, en palabras de esta sociedad: mediocre. Porque todos le apuntamos a modelos de vida inalcanzables que son grandiosos en la medida en que casi nadie llegue, porque la grandeza solo es posible en la perspectiva de una gran masa de mediocres y aun así no garantiza la felicidad.

Pero la felicidad es el estado natural de todo ser humano, ese estado de éxtasis que sentimos en medio de un orgasmo, verse reflejado en la sonrisa de una mujer feliz (cuando tenemos algo que ver con su felicidad), sentir ese impulso permanente de risa sin motivo aparente, que según el dicho “el que solo se ríe de sus picardías se acuerda”. La suma de estas y otras sensaciones mas ese optimismo que permite abrigar grandes esperanzas y expectativas de que, en general, las cosas saldrán bien en la vida a pesar de los contratiempos y las frustraciones, son para mi la felicidad y puede tener lugar en condiciones racionalmente buenas, regulares o malas, porque es posible ser feliz por vocación, alguien cuyo umbral de optimismo le permite girar sobre el saldo de felicidad acumulado, siempre que una aparente nube de dificultades se cierne sobre nuestra cada vez mas recurrente, sostenible y contagioso estado de felicidad.

Por supuesto estoy hablando de mi, como siempre que lo hago cuando a condiciones humanas me refiero, y por supuesto este es también mi strip-tease ante los demás, porque como todos también quiero hacer parte del combo feliz, de tu combo, amigo lector, por supuesto no del que solo se esfuerza por hacérselo creer a otros, si no del que lo transpira y lo contagia, porque pase lo que pase….quien nos quita lo bailao…??

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Celos, malditos celos ...

Es una expresión psíquica que normalmente no obedece a un hecho cierto que lo justifique. No sé que dirán los expertos en comportamiento humano (si es que tal cosa existe) sobre esta alteración del equilibrio emocional. Se me antoja ridículo que un ser humano pierda el control y experimente incluso a nivel físico perturbaciones propias del temor o estrés que sentimos al ver amenazada nuestra integridad misma. Y digo que físicamente porque me ha pasado que he experimentado perdida del sueño, perdida del ritmo habitual de respiración y unos niveles de ansiedad e impotencia comparables a los que sentí la última vez que me atracaron, hace ya varios años.
Sera acaso que en nuestro proceso evolutivo incorporamos los celos como una forma irracional que sirve de excusa para defender lo que consideramos nuestro?
Es aquí donde empiezo a relacionar los celos con el egoísmo y con alguna extraña mutación genética, una especie de degeneración en la raza humana (presumiblemente racional) que nos impulsa a cometer grandes estupideces. Lo más serio de los celos es que tal vez en un 99% son injustificados, es decir, que solo ocurre en nuestra mente cuando esta construye unos libretos perversos con asombrosa exactitud de tiempo, modo y lugar respecto de situaciones y eventos que nunca suceden.
Todo por esa extraña manía del ser humano que con una constancia envidiable para cualquier rol de nuestras vidas, insiste en ser infeliz. Si fuéramos así de constantes para trabajar en nuestras metas, no habría imposibles.

Son los celos entonces una expresión de arrogancia que pretende demostrar propiedad sobre otro ser humano y sus sentimientos. Celar y además encontrarlo coherente es como justificar la esclavitud.
O como justificar que otro ser humano con absoluta libertad, autodeterminación y criterios propios no pueda tener la oportunidad de encontrar a otros seres humanos en las mismas condiciones para construir una relación mejor de la que tiene con el celoso por culpa precisamente de los celos, sin que por eso sintamos culpa alguna.
Una canción asegura que los celos son mitad falta de sesos y mitad inseguridad y eso resume en forma práctica lo que sucede cuando los sentimos.
Pero omite a mi juicio el elemento más importante que contiene la experiencia celosa: el orgullo; por alguna extraña razón asociamos el abordaje de alguien a nuestra pareja (o al revés) o lo que es peor una película de ficción recreada en nuestro cerebro, con algún tipo de discapacidad o incapacidad nuestra, siendo que en realidad la mayoría de las veces se trata de una discapacidad o incapacidad de la persona objeto de los celos para mantener su atención en una sola persona, es decir, que no tiene nada que ver con nosotros el hecho de que se fijen en alguien más. Pero lo convertimos en todo un delirio como el que experimentamos cuando perdemos la conciencia (locura)
El desgaste que producen los celos en el cerebro de los celosos tiene una magnitud suficiente para considerarlo un problema de salud pública. El celoso permanece rumiando el mismo pensamiento todo un día (en algunos casos semanas o meses) y mientras, distrae su atención de lo importante, porque este esfuerzo no resuelve el hecho, considerando que estén justificados.
Un elemento muy frecuente en el comportamiento humano es la proyección, algo así como ver en los demás lo que nosotros mismos somos. Querrá decir acaso que la desconfianza patológica del celoso es una prueba de lo poco confiable que es?
O de lo humanos que somos….no podríamos ser peores que eso….

lunes, 26 de mayo de 2008

Todo lo que necesitas es amor...

Esta frase se puso de moda en los años sesenta. Es tal vez la conclusión del movimiento de mayo del sesenta y ocho en Francia y en general todo el movimiento hippie o como quiera llamársele al resurgir de una utopía, porque de que otra forma puede llamársele a la pretensión de que los seres humanos nos identifiquemos alrededor de los temas importantes y busquemos juntos el bien común y en especial el amor…utopía.

Desde una mirada pragmática podría decirse que no se logro nada, que se impuso la tiranía, la mezquindad y todos esos bajos sentimientos humanos que resultan más poderosos que los buenos y por alguna razón prevalecen. No hemos podido como raza sobreponernos a nuestros rezagos primitivos de violencia y egoísmo.

Lo más paradójico del asunto es que todo es por amor, aunque no parezca, si lo es. Hasta la reacción más patán de la que podamos ser capaces es por amor.

Puede parecer ingenuo pero es lo más sensato que he escuchado en toda mi vida. Fue ayer la segunda vez que lo escucho con atención, pero la primera vez que lo comprendo. Cada búsqueda, cada esfuerzo, cada reto que nos imponemos, solo busca amor.

Se dice que en resumen solo hay tres cosas que mueven al hombre: el poder, el dinero y el amor. Cuando se dice esto normalmente el orden no se modifica, es decir, que consideramos a este como el orden correcto de prioridades. Pero en el fondo de nuestro ser es al revés, todo lo que buscamos es para suplir nuestras carencias de amor. El dinero y el poder son un instrumento que nos rodea de más gente, manifestaciones de afecto, adulaciones y muchos otros privilegios que erradamente confundimos con el amor real que buscamos.

Nos encanta que nos adulen, que nos digan lo buenos que somos, en cualquier cosa, pero que nos lo digan. Si esto no sucede espontáneamente, entonces lo forzamos, lo compramos si es necesario. Es aquí donde lo paradójico de nuestra conciencia aflora y hacemos estupideces que de no ser por nuestra ignorancia en el asunto resultarían más fáciles, si solo fuéramos capaces de pedirlo.

Desde que nacemos aprendemos de diferentes maneras erradas como obtener el amor que tanta falta nos hace. La principal es la manipulación, lloramos para asegurarnos de que nos carguen, que nos toquen sin importar que algo realmente nos suceda. Luego en el colegio nos sentimos defraudados porque esos seres que considerábamos nuestros servidores o simples dispensadores de amor empiezan a exigirnos, a imponernos reglas y no alcanzamos a comprender que son por nuestro bien.

A partir de entonces se convierte en un reto y en un irracional arrebato de rebeldía tomamos una de dos decisiones: castigarlos por su osadía haciendo todo lo contrario a lo que les gusta, como no comer, no estudiar, responderles con groserías y en general hacernos daño en el afán de que vuelvan a ser nuestros esclavos emocionales. La segunda decisión es hacerlo todo bien, destacarnos en todo lo que hacemos para mantener su admiración por nosotros. Ambas decisiones se mantienen aun en nuestra vida adulta y por eso vemos como algunos destruyen su vida en el camino y otros alcanzan metas inimaginables, solo por amor. Incluso un demonio como Hitler o el peor de los asesinos que podamos imaginarnos tuvo sus motivaciones en el amor, o si se quiere, en su falta de amor.

Cuando creemos tener amor en nuestras vidas estamos tranquilos, pero seguimos haciendo lo que toque hacer para mantenerlo, algunos aterrados por la sola idea de perderlo siguen generando lastima, acumulando dinero y poder, siguen alcanzando metas, incluso metas crueles que pretenden hacer que nos respeten aunque sea por miedo y eso también lo confundimos con el amor. La sabiduría popular nos da un ejemplo sencillo, cuando el burro mocho se sube a una tarima y le informaba a su madre que esta triunfando es una manera desesperada de buscar el amor de su mama.

No es fácil para un adulto reconocer que todavía sigue en esa búsqueda, pero mucho mas difícil es descubrir que se equivoco en el intento. El amor no se consigue en los demás a menos que lo llevemos dentro. Nadie puede dar lo que no tiene y por eso la cadena de errores que de generación en generación transmiten nuestra incapacidad en la materia, porque en vez de cultivarlo en nosotros, pretendemos encontrarlo en los demás.

El amor es la herramienta más poderosa que existe, por eso lo usan en forma indiscriminada para vendernos cosas. Con la fachada de conseguir supuestamente amor te venden la cuchilla con la que puedes conseguir tres veces más; el perfume irresistible y muchos otros productos que utilizan al supuesto amor para vender y como es de esperarse consiguen el objetivo, porque nadie puede resistirse al amor, nadie puede ser feliz sin amor o lo que cada quien considere que eso signifique.

Seguramente no soy un experto en el tema aunque tampoco creo que alguien lo sea y porque no reconocer que también soy un ser humano que desde niño necesita retos permanentes para dedicárselos a mis padres, a mis amigos y a todos los que representan algo para mí, como este escrito por ejemplo. Lo único nuevo es que no lo sabía….

viernes, 30 de noviembre de 2007

¿El fin justifica los medios?

Las frases como casi todos los pensamientos humanos, son abstracciones de la realidad que pretenden explicarla o justificarla, solo para quien la dice, porque las realidades vistas por varias personas tienen tantas apreciaciones como personas que lo intenten. Decimos tantas frases vacías con tanta facilidad, como cualquier habito, de manera tan involuntaria que no lo notamos: que rico verte ¡! Gusto en saludarte ¡! Cuídate ¡! Suerte ¡! Me alegra saber que estas bien ¡! Etc. Etc. Y digo vacías porque como son habituales, no necesitamos pensar para decirlas, lo que quiere decir que no necesariamente es lo que quisiéramos decir.

De un hecho tan trivial se desprenden muchos otros que tienen muchos fines: quedar bien, evitar la fatiga, encajar y a veces otros más mezquinos como ganar. Muchos podrán preguntarse ganar que? Pues ganar! Sacar ventaja de todo. Es un estereotipo muy resaltado especialmente en la cultura americana, donde se divide a los hombres y mujeres entre ganadores y perdedores y ser un ganador es tan importante que a nadie le importa como se logre.

Ganador también es un concepto abstracto, por tanto subjetivo. Hay quienes han logrado todo lo que se propusieron, pero no son felices, pero habrá quienes en todo les ha ido mal pero se apasionan tanto en volver a intentarlo que ni siquiera lo notan, no tienen tiempo de sentirse infelices.

Parecer un ganador es mucho más importante que serlo realmente, lo cual significa que más que una satisfacción personal por el logro en si, lo es por la aprobación de los demás que de ello se desprenda. Eso tiene algo curioso, incluso para alguien embelezado en si mismo que gana en todo es imprescindible que los demás lo sepan, y no solo eso, también que se lo digan. Sin eso no se ha logrado nada!

Pero si alguien cuestiona de manera objetiva la forma como se logran casi todos los triunfos (especialmente económicos) empieza a encontrar que en la mayoría la ética no fue el concepto teórico, ni filosófico y mucho menos practico que primó en el camino. Pero eso cada vez le importa menos a menos personas, porque el fin es lo más importante para la tribuna, los medios ¿a quien le importan?.

La pasada campaña electoral tuvo de bueno haber puesto en el centro de la discusión los principios como un tema fundamental para el crecimiento de las personas, un tema ya casi pasado de moda que uno recuerda lejanamente como una cantaleta de madres o abuelas, pero que es el eje que explica la mayoría de las tragedias que hoy vivimos, causadas por el afán de enriquecimiento a costa de lo que sea: el calentamiento global, la violencia en general, el narcotráfico y toda la delincuencia armada que alimenta.

El tema era si un candidato era capaz de comprar 50 votos para lograr ganarle a otro que compro 50.000. Para alguien preparado a responder lo “políticamente correcto” su respuesta como “habito” seria que "CLARO QUE NO", pero la respuesta sincera seria "PERO POR SUPUESTO". Uno de los defectos mas difíciles de superar para un hombre es “la incapacidad de sobreponerse a sus propios intereses”

Lo anterior aplica en todos nuestros roles, en el amor NO somos capaces de concebir a la persona que “amamos” si no es con nosotros; en la amistad, construimos lazos de conveniencia mas que afectuosos en los que se mantiene la relación (termino frecuente) siempre y cuando podamos recibir algún beneficio; en el trabajo, suponemos que las cosas no funcionan sin nosotros y que nadie merece mas lo ascensos y reconocimientos que nosotros, por eso resulta tan difícil el trabajo en equipo; en los negocios pretendemos que sea bueno, pero que solo nosotros resultemos ganando; en lo social, pretendemos que solo con que algunos (incluidos nosotros, por supuesto) estén bien, el resto se conforme y no exista violencia. Si por alguna razón lo decimos, utilizamos otra de esas frases habituales en las que nadie cree realmente, pero fingimos hacerlo, porque de lo contrario seremos vistos como bichos raros y nos tratarán de “excéntricos” o en el mejor de los casos de “auténticos” pero por alguna extraña razón, cada vez te van a dirigir menos la palabra. Por eso decidimos, más bien seguir diciendo frases vacías para encajar y ser “play”.

Es especialmente en el comercio cuando se evidencia todo lo dicho anteriormente, cuando tratamos de vender algo a toda costa, mentimos simplemente y todos fingimos no saberlo: las cervezas se convierten en “Light” y suponemos que a pesar de ser hechas casi con los mismos componentes de las demás, el solo término “Light” las hace mejores y que no engorden. Los medicamentos que se frotan a los niños en el pecho y que según los médicos, pueden ser peor que el malestar, pero se hacen demostraciones de cómo se usan y a todos nos parece bien. Las tarifas de celulares, Internet, larga distancia, seguros, crèditos, etc. son tan engañosas que parecen más ese juego con tapas y una bolita donde intentan estafarnos que una propuesta decente, pero a todos nos sigue pareciendo bien, todo se vale.

Por esta vía todo se justifica: no pagar impuestos, no hacer la fila y peor aun, matar (dependiendo de quien sea el muerto), robar (si no te descubren), y todo el daño que puedas hacer siempre y cuando salgas airoso y puedas posar de “GANADOR”.

Hay una frase (hablando de frases) que dice: no puede haber fines altruistas detrás de medios mezquinos y no puede haber medios altruistas para conseguir fines mezquinos…..las dos cosas son incompatibles, eso todos lo sabemos, pero fingimos no saberlo, porque resulta más “play”.

viernes, 14 de septiembre de 2007

¿Quien es tu verdadero amor ?

Escribir lo que se piensa es lo mas parecido a pensar en voz alta y las cosas que se escriben para quienes creen conocernos pueden resultar muy extrañas.

Alguien se comunico en estos días con una emisora y contó estar viviendo hace algún tiempo en España. Expresó con una alta dosis de nostalgia y especulo que con cara de circunstancia, que solo hasta ahora descubrió que mientras estuvo en Colombia, era feliz.

Esa nostalgia de tiempos pasados y no suficientemente valorados es lo mas parecido a decir que nos enteramos de lo bueno que teníamos cuando ya no estaba, muy propio de la condición humana.

Cuando se habla de amor, hablamos de movimientos telúricos, dificultad para respirar, mariposas en el estomago y otras sintomatologías que intentan explicar lo inexplicable. La mayoría no logramos reflejar lo que en esencia somos por conveniencia practica o incapacidad y nos llenamos frente al amor de lugares comunes: vivir sin ti no puedo, donde te habías metido el resto de mi vida, bla, bla, bla, etc. Y cuando el amor se acaba nos llegan como anillo al dedo letras como las de Arjona: se nos muere el amor, tiene fiebre de frió, se nos cayo de la cama, cuando lo empujo el hastió, esta enfermo de muerte, el mismo que era tan fuerte, tiene anemia de besos, tiene cáncer de olvido y por si fuera poco, tiene ganar de morir…

No pretendo referirme a ese amor de ostentar, esa especie de “strip tease” emocional que solemos hacer para demostrar y demostrarnos que somos capaces de amar, porque resulta inconcebible no hacerlo, tanto como no ser feliz. Que también se convirtió en una obligación, nadie quiere a los melancólicos y depresivos, debe ser por eso que casi no existen, es decir, no se dejan ver en público.

En definitiva no me refiero a ese tipo de amor, me refiero a esa introspección de sentimientos que sucede cuando estamos acompañados solo de nuestra conciencia y nos liberamos de expresiones convenientes que de tanto practicarlas llegamos a considerarlas reales, como les pasa a los mitómanos.

Una vez liberados de cualquier rezago histriónico y del menor atisbo de soberbia entendemos el verdadero amor, libre de conveniencias y consecuencias y podemos sorprendernos con los destinatarios más inusitados, porque lo autentico paso de moda y puede llegar a ser hasta extravagante, quien lo creyera.

Resultamos entonces enamorados de las personas mas insospechadas, pero sinceramente, como solo puede serlo el amor por nuestra familia, el único capaz de sobrevivir a cualquier embate del destino; enamorados de seres maravillosos que dejamos partir por razones tan absurdas que solo pueden ser explicadas con esa insólita cobardía que nos impide ser felices, como debe ser: para nosotros mismos. Porque nos dedicamos a aparentar ser felices para los demás, adaptando esa felicidad a otros patrones que no siempre compartimos. Pero es que no se puede ser nada en la vida sin el reconocimiento ajeno. Que cosa mas absurda!

Ese verdadero amor entiendo yo (reconociendo humildemente no ser un experto en la materia) es aquella determinación espontánea que te impulsa a procurar bienestar y felicidad en alguien que no eres tu, sin esperar nada a cambio; cuando estas dispuesto a sacrificar incluso su compañía con la sola ilusión de que le vaya bien, incluso si se va con otro. Algo tan altruista puede resultar hasta incomprensible en la naturaleza humana, de talante individual y egoísta, pero existe, la historia esta llena de ejemplos en los que personas superaron e incluso contradijeron a sus propios instintos de supervivencia y dieron la vida por salvar la de un ser amado, no hay mayor demostración que esa. Si descontamos de esas historias las que involucraban padres, abuelos, hijos y hermanos supongo quedarían algunas entre hombres y mujeres. (Hay quienes insisten en que solo se ama cuando se es padre)

Sin embargo los avances de la ciencia pretenden explicar muchos fenómenos y conductas que hasta ahora describimos con versiones sobrenaturales que solo pueden ser capturadas a través de la poesía. Pero los científicos en un arrebato despiadado de pragmatismo reducen el amor a una simple reacción química de feromonas que dispersamos en el aire y se revierten en galanteo y arrastre de ala.

Mi índole pragmática me incita a compartir estas teorías, pero me resisto, porque tendría que reconsiderar las relaciones humanas como simples conspiraciones calculadas y aburridas de estrategias biológicas consistentes en construir distracciones seductoras con calendario en mano para establecer “fechas hormonales” convenientes alrededor de la ovulación para aumentar la viabilidad de nuestras intensiones, no solo amorosas. Ya imagino las solicitudes de aumento, de préstamos, la confesión de faltas dirigidas a mujeres, basadas más en la condición fisiológica que en la solución de apremios emocionales. Que podría ser mas aburrido?

Prefiero seguir pensando y creyendo en la ansiedad, que evidencian los cambios en el ritmo de la respiración, en el brillo de los ojos y en las aventuras cursis a que nos puede llevar la angustia por expresar los sentimientos que llevamos dentro y que requieren con urgencia ser notificados y sobretodo, correspondidos……

viernes, 31 de agosto de 2007

Tópicos de administración y lecciones de vida

  1. Si conseguir el éxito profesional es mas importante para usted que su integridad personal y que ser usted mismo: por mucho éxito que logre en la realización de sus ambiciones, FRACASARA COMO SER HUMANO
  2. La única motivación que realmente funciona es la auto motivación
  3. Un líder es una persona a quien se acude en busca de orientación, una persona cuyo juicio se respeta por ser generalmente acertado. Liderar con el ejemplo es un concepto todavía vigente: elogie en publico, critique en privado
  4. No solo debemos decir lo correcto en el lugar apropiado, sino lo que es mas difícil aun: callar lo incorrecto en el momento mas tentador
  5. Debemos ser la clase de líder que nos gustaría tener. Una de las principales cualidades de un buen líder es la capacidad de cumplir los objetivos sin tener que recurrir a su autoridad
  6. El líder es una persona que tiene la mirada fija en el futuro y que visualiza el resultado de sus decisiones. Es también una persona que sabe dejar de lado las consideraciones personales y basa sus decisiones en los HECHOS, no en la percepción emocional de ellos.
  7. No olvidar: “el ser humano no se basa en los hechos, sino en su percepción de los hechos. Compete a los líderes asegurarse de que los hechos y las percepciones coincidan en lo posible. Si el personal no sabe lo que esta ocurriendo, simplemente lo supondrá. Peor: pueden hacer suposiciones falsas. Y peor aun: pueden obrar conforme a esas suposiciones.
  8. Le puede ocasionar más problemas administrativos el hecho de negarse a adoptar una decisión o de posponerla sin suficientes motivos que el hecho de equivocarse de cuando en cuando
  9. Cualquier política debe reunir sabiduría técnica, arraigo ético y calidad institucional
  10. Recuerde que tiene dos oídos y una boca, por tanto debería escuchar el doble de lo que habla. Se aprende poco mientras se habla; en cambio, podemos aprender mucho mientras escuchamos.
  11. Nada es tan constante como el cambio. NO podemos controlar lo que sucede; lo que SI podemos controlar es la manera de reaccionar ante ello
  12. Con toda confianza haga su pregunta tonta. Es mas fácil de resolver que un error tonto
  13. Algunos psicólogos sostienen que la única manera de cambiar al ser humano es la experiencia traumática, la conversión religiosa o una cirugía de cerebro. Cuando trate con las debilidades humanas, una regla fundamental que le ahorrará muchos dolores de cabeza es ABSTENERSE DE JUZGAR. Los comentarios negativos que hace dicen mas acerca de su personalidad que acerca del objeto de su escarnio
  14. No subestime al empleado perezoso, las personas que disfrutan los detalles y la actividad constante difícilmente encontraran formas de eliminarlos, porque es lo que más aman. No así el empleado perezoso, que se devanara los sesos hasta encontrar la manera mas fácil de efectuar un trabajo
  15. UN EMPLEADO MEDIOCRE es aquel cuyo desempeño no es lo bastante malo para despedirlo, pero tampoco es satisfactorio
  16. Seamos realistas: muchos empleados nos dirán solo lo que creen que queremos escuchar; son muy pocos los que nos dirán la verdad de lo que piensan y merecen que los escuchemos con mucha atención. NO caiga en el síndrome de “matar al mensajero portador de malas noticias”. Eso puede producirle felicidad, pero resultará fatal para su carrera
  17. Cuando un empleado pide un aumento, el problema real tal vez no sea el dinero. Si no esta contento con una situación, piensa: “No me pagan lo suficiente para aguantar esto”.
  18. Aunque quizá sea posible, es difícil que alguien sin autodisciplina en su vida personal y que, sin embargo, la practique en su trabajo.
  19. No vale la pena defender una decisión equivocada, aun cuando sea suya. Es mucho mejor hacer pocos comentarios bien centrados que hablar superficialmente sobre todos los asuntos
  20. Sin duda habrá oído a empleados preocupados porque piensan que la empresa no funcionara bien mientras se encuentran de vacaciones. Pero en realidad les preocupa que la empresa pueda funcionar MEJOR sin ellos
  21. Recuerde: la única vez que algún hecho permanece ABSOLUTAMENTE confidencial es si usted no se lo comunica a NADIE mas
  22. NO se preocupe demasiado por conseguir reconocimientos. Admita también que a veces recibe más crédito del que merece. Y de este modo compensa las ocasiones en que no recibe elogios
  23. Orase Walpole dijo en cierta ocasión: “el mundo es una comedia para quienes piensan y una tragedia para quienes sienten”
  24. Finalmente, hay otra razón muy importante para que no tomemos muy en serio nuestra persona ni esta vida: ninguno de nosotros va a salir con vida de este mundo.

    Por Loren B. Belker

martes, 14 de agosto de 2007

La mujer ideal es ajena

Alguien me sugirió que escribiera sobre el tema y quien dijo miedo….

No seria justo y tampoco posible señalar solo una, cuando en realidad todas dentro de su maravillosa esencia tienen rasgos inolvidables. Como olvidar aquellas que con paciencia casi pedagógica (maestras), que se desprendieron del interés absurdo por quedar bien y posar de beatas, se dedicaron a orientarnos para construir hasta donde nuestra terquedad lo permitió, un mejor amante para beneficio propio, por lo menos mientras nos prestaron el corazón por un ratico, como dice la canción.

Jamás podré olvidar como, una gran amiga, me hizo caer en la cuenta de aquella especie de trote equino del que hacia gala cuando presumía estar bailando. Cada apunte que desafiaba mi supuesta autoridad en el tema era el mayor aporte al crecimiento necesario que todo hombre debe emprender en el desconocido terreno emocional que procuramos compartir con las mujeres que nos rodean. Si reflexiono al respecto, cada avance experimentado por alguna mujer, fue obtenido gracias al cuestionamiento de otra.

No hay nada más gratificante que verse reflejado en los ojos de una mujer enamorada, pero a la vez nada más dilatorio del necesario mejoramiento porque en estas condiciones se ven virtudes incluso ante el más estruendoso defecto. En este terreno se agradece mucho más la crudeza de una critica, porque no hay nada mas frustrante que descubrir el semejante despliegue histriónico de un orgasmo fingido. Si nos atenemos a los comentarios de algunas mujeres, el asunto es una practica deliberada y casi rutinaria, que impide que el destinatario de tan ingrato “consuelo” estimule su ya de por si escasa imaginación en la búsqueda de mejores técnicas que se retribuyan en notables resultados.

En cambio es tan retador un contundente “ya ?” o “no pensaras dejarme iniciada ? ” siempre y cuando el interés sea lograr mayor sintonía, porque si el interés es salir de eso, hasta entendible es entonces el semejante teatro que hace palidecer hasta a la mas rutilante y cotizada estrella del cine porno.

El prototipo más conocido de mujer contiene un alto grado de temor, un temor que ha sido infundado sistemáticamente a través de las generaciones para mantener un supuesto “orden” social, con dogmas dictados desde la hegemonía machista que busca conservar la exploración, la liberación, el disfrute sexual y todas las demás connotaciones maravillosas del mayor de los placeres como un prestigio exclusivo de los hombres. Sin embargo, cada vez es menos flagrante la ingerencia machista, pero ya construyó un paradigma, que como todos los paradigmas, se transmite a través del imaginario colectivo como verdad irrefutable que no requiere ser demostrada.

La mujer de hoy puede estar enfrentando temores como un cuento para asustar niñas: entrar en el mercado de objetos sexuales y convertirse en esclavas sin ningún control sobre su propio cuerpo. Esa es una experiencia a la que todos los hombres nos hemos sometido alguna vez y constituye la mayor felicidad a la que mortal alguno pueda tener acceso y no puede constituir jamás una posesión maligna, ni mucho menos considerarse un error esas locuras que se comenten mientras se es esclavo del placer, es decir, encoñado. Porque es imposible estar equivocado siendo feliz.

Cada vez es mas frecuente ver como existen mujeres que se liberan “parcialmente” de tantos prejuicios y excursionan en ese mundo exclusivo hasta ahora para los hombres y se atreven a explorar su sexualidad sin temores y a descubrirse en todo el sentido de la palabra. Digo “parcialmente” porque también pretenden conservar su estatus en la sociedad machista que desafiaron y pretender ser aceptadas como niñas “bien” de esa hipócrita sociedad. Seria mas sano si consideraran un enfoque distinto, libre de esos prejuicios y establecieran patrones distintos de moral y aceptación en los que se valore más la esencia que la frecuencia y la diversidad en las prácticas sexuales, que se castigan con el titulo de promiscuidad, especialmente para mujeres.

Es contradictorio ver como son precisamente mujeres las principales defensoras de un orden moral y social que solo ha servido para limitarlas, aislarlas y discriminarlas. Pero es cierto, las criticas mas acérrimas de una mujer que decide liberarse de prejuicios son las demás mujeres. Esto se conoce como un paradigma. Pero sucede porque siguen concibiendo su felicidad a través del libreto tradicional que las obliga a ser madres y esposas abnegadas para tener acceso al “club” y resulta que ambas son pretensiones excluyentes. No se puede ser feliz dándoles gusto a los demás. Eso se llama carácter o si prefieren, personalidad.

Por fortuna existen esas mujeres libres, que sin recatos se revelan y nos permiten conocer esa faceta todavía intimidante para nosotros pero a la vez desafiante y retadora que nos estremece las entrañas en una especie de reacomodación sísmica que nos arrebata el control pero le agrega emoción a nuestras cada vez mas rutinarias vidas.

También resulta que nosotros pretendemos de dos extremos, ambos. Nos trasnocha esa mujer desinhibida y feliz, pero estamos condicionados a construir familia con otra distinta, casi una beata reprimida y baluarte de las mas ultra-conservadoras costumbres.

Esa es la naturaleza humana, un entramado de contradicciones en donde construimos unos imaginarios que contradicen nuestra naturaleza misma. Eso explica porque tanta infelicidad; nuestros deseos, acciones y patrones sociales están totalmente divorciados. El mayor divorcio se evidencia en la infracción de la más difícil de las normas, la fidelidad. Porque la verdad sea dicha, no hay mujer más deseada que la mujer ajena, aquella que nos está prohibida, que no nos da ni la hora o que simplemente no podemos conquistar y se mantiene en un estado de sublimación mientras este fuera de nuestro alcance; pero desaparece gradualmente cuando nos corresponde. Pocas normas sociales tan antinaturales como la monogamia, por eso la infidelidad es tan frecuente, porque es natural.

Ante una relacion de pareja el intruso o la intrusa tienen todas las de ganar, tienen el factor sorpresa, la novedad, alimentan la curiosidad y el sentido de aventura que suprime el matrimonio con su irremediable tendencia a la rutina y la monotonía que se construye con la convivencia.

Hay un tipo de mujer de la que tengo un vago recuerdo, aquella puritana, en exceso pudorosa y conservadora con la que dan ganas de procrear y compartir el resto de nuestras vidas, pero agregándoles picardía, coquetería, sensualidad y malicia.

Tal vez no exista una mujer con todo lo que pretendemos, o tal vez todas lo tienen, pero solo nos dejan ver lo que consideran conveniente……en fin, siempre serán un enigma para nosotros los hombres, un hermoso enigma sin el que resulta imposible concebir nuestra misión sobre la tierra. La mujer ideal no puede existir por lo mismo, por ser ideal. Es una creación de nuestra mente que desde cada experiencia de vida mezcla un poquito de nuestra madre, hermanas, abuelas, tías, primas, amigas y novias que resulta en una fantasía, moderna, decente, loca, sensual, prohibida y encantadora que convierta a una mujer de carne y hueso con algunas virtudes y muchos defectos, como cualquier ser humano, en nuestro gran motivo para sonreír…….


jueves, 2 de agosto de 2007

Soltero maduro.....

La soltería, tema espinoso como pocos, especialmente para un soltero o soltera mayor de 30 años. Tan fuerte es la presión social sobre el asunto que hasta el más desprevenido o desentendido de los intríngulis y normas sociales, es atropellado en algún momento por esta animadversión y confabulación que los demás, especialmente casados, ejercen por aquellos que no lo son. A veces creo que por envidia (en el caso de los hombres casados) en ocasiones creo que por solidaridad de genero (en el caso de las que tienen trofeo para exhibir). Esta increíble solidaridad la despliegan en forma vehemente, incisiva y mordaz cada que tienen oportunidad (siempre) ridiculizando al soltero y tratando en forma despectiva dicha condición.

En cambio, muchos hombres casados arrepentidos los hacen sentir como el ultimo bastión de la más noble de las causas y con frases elocuentes reaniman a continuar en pie de lucha: “no seas marica, mírame a mi”.

Si, porque el mejor “argumento” del que se valen quienes denigran de tan digna condición es: “soltero maduro…….” (Yo agregaría: marica que no es, seguro”) con el animo evidente de atacar el frente mas preciado para cualquier hombre, especialmente Latino y Caribe, donde no se admiten soslayos ni vacilaciones: su virilidad. Imagino cuantos (por inocultable flagrancia) habrán cedido ante tan vil chantaje.

Quizás no hay circunstancia más reveladora y perturbadora de la soltería que la de asistir a una boda. Estas se convierten en una especie de “emboscada social” en la que los y las solteras van a ser exhibidos y presionados a cambiar de parecer. El libreto, aunque no escrito ni expresado formalmente, por lo menos hasta hoy, es mas o menos el siguiente: “invitémoslo solo, démosle un solo cupo para que no se aparezca con alguna vagabunda de esas que acostumbra frecuentar, que llegue solo para presentarle una niña bien”. Luego, “presentémosle a la única amiga de la novia que todavía no consigue marrano y sentémosla en su mesa para ver que pasa”. Resulta que la amiga es lo más parecido a la “vagabunda” que el tipo habría llevado si le asignan dos cupos. Una niña bien, pero de mente abierta, tal vez casada con anterioridad, sin intención de reincidir porque ya salio de eso, o una a quien no le interesa casarse por ahora (o por lo menos eso dice en publico).

Mas tarde, “que participe en la rifa de la liga de la novia”. Si, rifa, porque si es lanzada al aire según la tradición, está destinada a caer en el suelo ante el más insensible desprecio, disfrazado de espontánea y repentina limitación motriz. Increíble si, en tipos que pudieron estar en las ligas mayores de béisbol no son capaces de fildear una liga de seda que hace un sostenido de casi dos segundos en el aire antes de ceder ante la gravedad y caer al suelo, mientras el aludido, realiza un desplazamiento de una baldosa, casi imperceptible para el ojo humano, sin la ayuda de cámara lenta. Dicho movimiento es el resultado de la práctica, perfeccionado luego de asistir a cuanto matrimonio fue posible de amigos del colegio, vecinos, universidad, compañeros de trabajo y cursos de toda clase.

Y nada que la presión logra su cometido, pero debilita la voluntad de seguir en pie, que se fortalece una vez mas en cada parranda con los amigos casados, cuando toca asistir al espectáculo denigrante de ver como en forma reiterada suenan los celulares y rinden cuentas en forma tan sumisa y abnegada que hasta al soltero le dan ganas de llamar a la mama y confesarle alguna travesura de adolescente, para no desentonar.

Es aquí donde un soltero saca pecho y pide otra ronda en voz alta “porque la noche es virgen”. Son estas situaciones las que convierten al soltero en persona no grata para una mujer casada, porque es visto con sospecha y como la más indigna de las concubinas, o peor, el proveedor de viejas y “traviesas”, una especie de proxeneta !.

Afortunadamente existe el amor, es difícil concebir una fuerza tan poderosa que pueda hacerle perder la cabeza a un hombre y facilitar la tarea ancestral e instintiva de las mujeres para conformar hogares. Solo el amor puede hacerle creer, contra toda evidencia física y palpable a un hombre que casándose, pasara a mejor vida, o tal vez si pase a mejor vida, como decimos todos de la muerte sin haber tenido la experiencia, un consuelo ante la aterradora idea de que es irremediable y algún dia también nos llegara el momento…..

Muchos (y muchas especialmente) creerán que exagero, y es probable en la dimensión de los casados, pero totalmente lógico en la dimensión de “la soltería”. Si no me creen, hagan memoria!!

martes, 24 de julio de 2007

La cartagena que yo conocí

Esta velocidad de vértigo con que se desarrollan los hechos en este país dejan poco espacio al raciocinio tranquilo, desprevenido y sosegado que se requiere para entender una realidad de contrastes como la de Cartagena (me refiero al documental de Pirry), que no es muy distinta a la realidad colombiana, si existe, porque cada vez se me hace mas ajena la “Colombia Caribe” de la “Colombia Andina”, donde salvo por la corrupción y la pobreza, cada vez existen menos coincidencias entre Pasto y Riohacha, por ejemplo. Por eso prefiero referirme a la “Colombia Caribe”

Esos contrastes cartageneros se perciben con solo salir a la calle, pero nunca como cuando se vive en ella. Contrastes que van desde la mas absurda miseria hasta los confines de la realeza. Porque hay que ver como en ninguna parte del país cuanto pesan en esta ciudad los vínculos familiares y el peso ancestral que tiene un apellido.

Sin uno preguntarlo es común ver a cualquier parroquiano, por humilde que sea, haciendo serias reseñas históricas para demostrar a como dé lugar, su más rancio abolengo.

Pero como todo lo contradictorio que pueda parecer al visitante desprevenido, es absurdo encontrar exposiciones más curiosas que las fotografías expuestas en la Gobernación de Bolívar. En estas no se consigue alguien negro. Será una casualidad? o será que esa tendencia racista y excluyente que practican hasta los grupos más excluidos de la sociedad, tal vez como un equivocado mecanismo de defensa aprendido históricamente para intentar escapar de sus efectos y consiguiendo todo lo contrario, logra que se denigre aún más una raza que no logra para si misma el respeto que merece.

Es irónico encontrar que en una ciudad (o serán dos?) mayoritariamente negra, que a los mejores exponentes de la raza no se les permita ingresar a las discotecas en la calle del Arsenal ( le sucedió a un Gobernador del Choco que con su esposa se encontraban de vacaciones y quisieron ingresar a La Carbonera) y quienes deben cumplir este mecanismo de segregación son precisamente negros contratados para controlar el ingreso y legitimar con su actitud cómplice el mas asqueroso racismo. Y auque esto pudiera parecer contradictorio, no lo es, porque es desde las entrañas de la misma raza o grupo discriminado donde se alimenta y repito, legitima con su tolerancia y aceptación sumisa, tan reprochable comportamiento.

En Barranquilla (porque el asunto no es exclusivo de Cartagena) alguna vez durante un proceso de selección en el que participaba como una de las instancias de reclutamiento, entreviste a una hermosa exponente de la raza negra con una actitud altiva y cariñosa, una expresión verbal un poco diferente a la del medio, pero que cumplía con los requisitos de formación y experiencia que el cargo al cual aspiraba, exigía.

Me sorprende hoy recordar que fue la instancia más afín (según color de piel y género) a ella quien precisamente la descartó desde antes de entrevistarla, por el solo hecho de ser…adivinen que? mejor? Hermosa? Alta? Bajita? Casada? Soltera? No… por negra ¡!

Hay que decir, en aras de la equidad que Cartagena (como esta Colombia Caribe) es también un lugar donde como pocos se puede encontrar calor humano, amistad y cariño desinteresado. Es un pedacito del Caribe donde convergen las más bellas expresiones del arte inspiradas seguramente por esa belleza impactante que tienen sus playas y sus edificaciones antiguas, que despiertan las más maravillosas expresiones de afecto.

Quien ha pasado un fin de semana con una pareja de ensueño, enamorado casi hasta el borde de la locura y con paseo en coche incluido, sabe de qué estoy hablando. Qué decir de ese ritual que pone a prueba el estado físico y el erotismo, llamado “champeta” cuando se baila aferrado a la cadera de una cartagenera que la sabe bailar, se disipa de la mente esa imagen marginal que teníamos, por otra perturbadora que te roba por siempre la calma, tanto que bailar adquiere un nuevo significado, o quizás su verdadero significado en un torrente de movimientos en los que el instinto y la naturaleza Caribe toman el control y te sientes más Caribe que nunca o tal vez por primera vez…..

Cartagena tiene la facultad de despertar nuestros mas bellos e íntimos sentimientos y grabarlos como un tatuaje indeleble en nuestra memoria ubicándolas en un lugar sin coordenadas porque no existe geográficamente, pero al que podemos escapar cuando necesitamos reencontrarnos, con ese ser contradictorio, fantasioso, romántico y sobre todo auténtico que todos llevamos dentro.

lunes, 16 de julio de 2007

Los pacifistas deberian estar de moda

Un articulo de Héctor Rincón en la Revista Cambio, me puso a dudar sobre si había algo mas que escribir sobre lo que significa para mi la marcha del profesor Moncayo en la búsqueda de conseguir la liberación de su hijo secuestrado por las FARC.

Es gratificante encontrar todavía en este pueblo insensibilizado por tanta crueldad, que existen seres iluminados que muy seguramente abundan en nuestras calles, pero que no admiramos porque muy en nuestro interior ancestral construido en medio de tantas guerras como lo registran los cuentos de nuestros abuelos perseguidos por liberales o conservadores según su inclinación política, consideramos a estos seres imparciales como hombres pusilánimes sin los suficientes arrojos para enfrentar las adversidades, porque eso aprendimos. Porque nos inculcaron patrones de valor apoyados en la falsa teoría de la imposición y la agresividad, reforzados con una realidad que nos atropella diariamente y grabada en el hipotálamo con unos medios publicitarios que la utilizan para vendernos cosas.

Pero hay que ver los huevos que se necesitan para emprender una marcha como la del Profesor Moncayo, de la que no existen precedentes en este país, poniendo en riesgo su propia integridad física. No hay que olvidar que se trata de un recorrido de aprox. 800 kilómetros, de 17 dias, para un hombre de 56 años, en un país donde alcanzar notoriedad cuesta la vida.

Espero estar presenciando una nueva forma de concebir la realidad nacional, alrededor de consensos que se construyan basados en el respeto a los demás y no como estamos acostumbrados, en la destrucción del otro.

El reemplazo de una cultura ancestral de odio por otra de respeto y solidaridad, en donde no se le siga el juego a quienes sacan partido de nuestra ignorancia radical y retardataria que nos impulsa a justificar de manera cómplice el uso de la fuerza por cualquier razón, a pesar de lo conveniente que esta pueda parecernos, porque cualquier atisbo de crueldad, desconocimiento del otro o agresividad, destruye el mas mínimo argumento razonable que pueda contener.

El articulo al que me refiero, describe al Profesor Moncayo como un pacifista, que lo es, y yo agregaría que además ese pacifista lleva un poco de nosotros consigo, porque sigo creyendo que los seres humanos somos en esencia, seres pacíficos y conciliadores a pesar de que la implacable y aparente realidad me indique lo contrario. Y cuando nuestras expresiones apuntan cada vez a posiciones más radicales y menos conciliadoras en medio de la falsa creencia de que "toca tomar partido" y justificar las acciones violentas según creemos, también erradamente que nos conviene. Y no puede ser que nos convenga, porque tarde o temprano la espiral de violencia nos terminara involucrando para que entonces ojala no sea cuando salgamos a marchar y a protestar para buscar soluciones pacificas, cuando ya sea muy tarde. La violencia no trae sino violencia, si no pregúntenle a las abuelas y abuelos que experimentaron en carne propia esa trillada formula por varias generaciones y que nos tiene en la sin salida en que nos encontramos.

Ya Gandhi, Mandela y Martin Luther King demostraron que sí se pueden lograr metas ambiciosas sin atropellar a nadie.
Que bueno seria lograr que no sigan decidiendo por nosotros grupos que no representan nuestros verdaderos valores e intereses, llámese como quiera llamarse cualquier manifestación violenta que sin importar su fin, utilice como medio LA VIOLENCIA.

martes, 10 de julio de 2007

INFIDELIDAD: el cacho amansa

Mucha gente se ha devanado los sesos intentando descifrar esa particular conducta en los seres humanos que nos impulsa a buscar nuevas experiencias afectivas, sexuales o como se le quiera llamar con una pareja diferente.

No logro precisar exactamente que significa ser infiel. Socialmente se describe como la deslealtad mostrada frente a alguien con quien se tiene un compromiso y es aquí donde la cosa se enreda, porque pareciera que las razones o pruebas de dicho compromiso solo le interesan (por supuesto) al directamente afectado, es decir, al “traicionado”. Si lo analizamos detenidamente, de que se trata ?.....se trata de un problema sexual ? una afrenta al orgullo ? un irrespeto ? la violación de una norma ? una contravención ? o todas las anteriores ?

La infidelidad es una de las conductas sociales mas reprochadas, especialmente cuando de una mujer se trata. No olvidemos que solo hasta mediados del siglo pasado dejo de ser un delito el ADULTERIO en Colombia. Pero por supuesto esta norma solo era aplicada a las mujeres que cedían a la tentación de la carne y todo el rigor de la ley se aplicaba para que el cachón en cuestión sintiera vengada la afrenta y “pudiera lavar su honra” poniendo a salvo su orgullo.

Por increíble que parezca era un dogma aceptado por todos hasta el punto de considerarse un atenuante para un homicidio cometido por un cónyuge, hermano o padre si este se cometía con ocasión de sorprender a una mujer en actos sexuales extramatrimoniales. Esto dimensiona el trasfondo machista de la cultura, expresado en una ley. Pero hay algo mas poderoso que las normas sociales que el hombre ha intentado históricamente establecer para facilitar la convivencia, se trata del DESEO. Esa manifestación primaria que se transmite con los genes y que tiene un beneficio evolutivo: la conservación de la especie.

Hace algún tiempo un estudio de esos de Discovery que se convirtieron en verdades absolutas y nos hicieron creer que no era posible cuestionar o descalificar, intentaban descifrar la causa de la infidelidad femenina, dado que la masculina estaba plenamente identificada en la conservación de la especie (como sucede con los machos de todas las especies) y no requería de mayor análisis. Sin embargo en el caso femenino era toda una conducta excéntrica (también otra percepción machista).

Para encontrar la respuesta el estudio se remontaba a fases anteriores de nuestra evolución, cuando los núcleos familiares se conformaban con la ley del mas fuerte, y mientras el macho alfa (el que mandaba) competía por las hembras, esas mismas hembras también competían por ese macho, pero declinaban ante el exceso de demanda y acudían a otro macho menos competido y por tanto mas apropiable que le garantizara la estabilidad que requería para la conformación y el sostenimiento de su unidad familiar.

Una vez lograba ese objetivo, la conservación de la especie, que esta por encima de la voluntad de los seres la impulsaba internamente a buscar un macho alfa para garantizar genes con mayor oportunidad de engendrar crías mas fuertes y con mayores expectativas de triunfar en condiciones tan adversas como las que debían enfrentar y garantizar así el éxito evolutivo. Era infiel, obtenía de cada macho lo que necesitaba: uno que le diera los mejores hijos y otro que le ayudara a criarlos.

En el mundo moderno las cosas no han cambiado mucho, solo que la escala de valores es diferente y mientras el macho alfa de ese entonces garantizaba el bienestar de su descendencia con su fuerza, el macho alfa de hoy lo hace con dinero, pero de resto las cosas siguen igual.

Con una explicación como la anterior se termina entendiendo mejor la infidelidad y a lo mejor nadie se sienta mejor por eso cuando sea la victima, pero se comprende que el asunto es más complejo e irracional de lo que parece. Porque en ultimas el cacho solo duele cuando se entera el afectado, mientras, como se dice popularmente……amansa!

sábado, 23 de junio de 2007

Best-Seller

El pequeño orificio por el que vemos el mundo a diario (por lo menos en mi caso), nos impide muchas veces apreciarlo a plenitud, sin tener que trasladarnos físicamente a ninguna parte.

Sera ese afán de conocer, lo que convierte una novela en universal, lo mágico que puede llegar a ser para alguien criado en Berlín, un relato cotidiano escrito por alguien criado en Ciénaga, Barranquilla, Luruaco, El Copey, San Marcos, Maicao o Sahagún; a pesar de eso, sin embargo puede llegar a convertirse en lo que solemos llamar un Best-Seller.

Debo confesar ruborizado que la mayor parte de mi vida hasta la fecha Best-Seller trajo a mi mente ideas de grandes libros o películas creados por seres casi sobrenaturales que en medio de su brillantez lograron una sesuda impresión de su grandeza. Hombres contemporáneos para cualquier época que para bien de la humanidad lograron que los demás apreciaran sus grandes obras maestras que servirían de horizonte para las próximas generaciones.

Pero resulta que mi apreciación se debía a mi estruendosa ignorancia del ingles y el asunto se resumía simplemente a best = mejor, seller = vendedor (a). Algo así como el mejor vendido, léase bien, nadie dijo mejor escrito, dirigido o concebido, solo vendido.

Esto llego a mi mente como una revelación, la misma que tuve cuando supe que spring significaba primavera y no el apellido de un gringo que le heredo a alguien una fabrica de zapatos y colchones.

Demasiado para un solo día…..me sobresalto entonces la idea de que hasta un libro tan superficial como los de Isabela Santo domingo podrían ser catalogados sin el menor asomo de burla como un best-Seller, mejor dicho cualquier porquería de este mundo globalizado en el que la gente suele hacer lo que alguien mas le señala y no los designios de su corazón, con altos niveles de venta se convertiría en un best-Seller.
Toda una afrenta a mi concepción del término que me obligaba a replantear en forma brutal mis exiguos conocimientos de literatura. Me sucedió como al hombre que pierde la mitad de su fortuna al morir uno de sus pollos porque en sus activos contaba solo con dos.
Quien sabe cuantas estupideces mas no habre dicho o creido por tan deliberada, despectiva e ignorante forma con que siempre observe el idioma ingles, porque me parecía una forma adicional de colonización y no entendía las ventajas de comprenderlo y mejor aun de dominarlo, sacando ventaja precisamente de la forma despectiva e ignorante con que los gringos todavía (según estadísticas) se niegan a aprender no solo el Español, si no, cualquier lengua distinta a la propia.

Ahora me detengo a pensar ¿sera que nadie se tomo la molestia de explicarme que los métodos de inventario LIFO (last in, first out) y FIFO (first in, first out) eran siglas en ingles; o que en el beisbol correr a home, batear de home run y demás términos estaban en ingles y no eran acertijos que debia repetir como loro? me habría ahorrado demasiados exabruptos.
Ya me pinto diciendo “el ratón Mickey mouse, donde está mi blue jeans azul…" en fin, nunca es tarde y nunca deja de sorprendernos lo atrevida y divertida que puede llegar a ser la ignorancia….por fortuna!

sábado, 9 de junio de 2007

Escibir: una forma liberadora de expresar sentimientos

Escribir es una forma liberadora y agradable de expresar cosas que al trascender en el tiempo, dan la oportunidad de compartirlas con más gente. Al escribir no estamos tratando de sintonizarnos con el estado de ánimo de un interlocutor para así escoger las palabras y el tono de voz que suponemos adecuado para lograr una mejor recepción del mensaje, como indica la costumbre humana y que se refleja en un comportamiento aprendido de generación en generación y que ejecutamos sin darnos cuenta, ya sea para manipular (primera habilidad adquirida para sobrevivir) o simplemente intercambiar información.

Se me dio por escribir algo diferente a los apuntes del estudio, darle vida y expresión o “mejorar” alguna pared (nunca en el baño, me parecía de muy mal gusto ese lenguaje vulgar) precisamente en cartas dirigidas a mujeres que lograron despertar en mi el temor suficiente como para carecer del valor de abrirles el corazón personalmente, cosa que no ocurre muy seguido. En otras palabras en medio de una traga.

La primera vez, resulto muy bien, se trataba de una declaración de amor que citaba la letra de una canción romántica de los años ochenta, muy cursi por cierto, pero en ese momento a mis escasos 13 años frente a mi máquina de escribir azul me sentía García Marquez. ¡ Estaba enamorado ! o por lo menos eso creía y sentía, especialmente en mi respiración. Yo siempre he relacionado el amor con esa dificultad para respirar que genera un terrible ataque de ansiedad por querer y no poder estar con esa persona todo el tiempo, pero también por estar a su lado. La responsable de estas inéditas sensaciones era una hermosa chica de sexto grado, que apareció cuando yo cursaba noveno. Hacía parte de un grupo de niñas que llegaron a terminar con la paz que se respiraba en el colegio hasta ese día de enero de 1.988.

Para ese entonces los mayores intereses entre los varones eran el fútbol, el trompo y la bolita uñita. Pero todo cambió y nada volvió a ser como antes. Las chicas desplazaron en el orden de prioridad a todos los demás temas, ya no se hablaba de otra cosa, los más “avezados” en el asunto, seguramente porque escuchaban mas historias de primos o tíos, hablaban de técnicas para conquistar, pero lo hacían en primera persona, porque eso daba caché. Yo era el menor del curso y en la adolescencia es cuando pesa esa diferencia, porque si tienes dos o tres años menos que alguien estamos hablando de un veinte por ciento, que equivale a diez años en la vejez. Y en la adolescencia estos pocos años se traducen en pelos. Pelos en el pecho, en el bigote o en cualquier otra parte que marcan la diferencia entre el niño y el hombre; como decían los adultos: “un hombre de pelo en pecho y remolino en el culo”.

El caso es que para esa época, ser un varón virgen no era precisamente algo de lo cual sentirse orgulloso y todos posábamos de expertos, cuando la realidad era que estábamos “chicaneando” . Un día por fin me decidí a expresarle mis sentimientos a Ingrid, la chica que más me impactó y le escribí una carta a máquina, porque mi letra era (y sigue siendo) horrorosa. No recuerdo con claridad lo que escribí, pero describía lo que sentía cuando la veía, que me parecía linda, en pocas palabras que quería ser su novio. Debí quedarme con una copia, me encantaría saber de qué fui capaz en aquel arrebato sentimental. Ese fue el primer paso, luego venía uno más difícil…como se la entrego sin morir en el intento. Afortunadamente, para la época ya existían los llamados “segunderos” y tenía a los mejores: Willington, un gran amigo al que también le gustaba Ingrid y Tania, un amiga a quien yo le gustaba. Como no se habían aventurado a decirlo, supuestamente nadie sabía nada. Y después de enfrentar el miedo y la vacilación, le entregué la carta a Willington, quien a pesar de mis dudas al respecto, la entregó. Y cual sería mi sorpresa cuando recibo un mensaje tan contundente a vuelta de correo: “nos vemos a la salida y hablamos camino a mi casa”.

Cuando uno envía una carta en medio de tantas dudas, a veces prefiere no ser correspondido o que se pierda en el camino…no se, el caso es que estaba peor que antes de atreverme, no tenía un plan b, lo único que pensaba era: ¡ miércoles ! ¿ y ahora ?. Yo no había sido capaz de enfrentarla personalmente y ella si, eso me dejaba en claro quien tenía el control y no era yo. Pero ya no había marcha atrás, si lo hacía me convertiría en el hazme reír del colegio (cuyos miembros ya estaban enterados de mi arrojo) por el resto de mi vida y la espere a la salida con mis fieles segunderos, caminamos largo rato y solo recuerdo que me dijo que si, porque estaba tan asustado que la mente me quedó en blanco.

No hay nada parecido a ese sentimiento, eso que llaman “mariposas en el estómago”, una ansiedad infinita que te roba la calma y te impulsa a escribir……..

jueves, 7 de junio de 2007

Diccionario

TRAGA: dificultad permanente para respirar que te impulsa a cometer en forma deliberada todos los errores posibles

MEDIA NARANJA: la mitad de un equipo con el que disfruto el éxito de enfrentar todos los retos, aunque en todos fracase

FRACASAR: dimensionar en forma pesimista tus logros a través de la óptica de quienes te rodean

PANTALLERO: personaje que busca desesperadamente la admiración de los demás, pero no lo consigue

EXCÉNTRICO: pantallero que busca desesperadamente la admiración de los demás, y lo consigue

AMOR: felicidad que se aprende acumulando tristezas. Se identifica cuando no quieres hacer nada mas

RIDÍCULO: otorgarle una importancia exagerada al concepto que tienen sobre ti, seres que no te conocen lo suficiente

PATALETA: estrategia distractora para evadir un error evidente que supera tu ausencia temporal o permanente de honestidad

ORGULLO: sentimiento, particularmente paterno, que de manera obstinada y selectiva te impide reconocer mejores creaciones

VIVIR: darte a los demás hasta construir una biografía notable en su imaginario colectivo

POESIA: tergiversar e idealizar en forma refinada una realidad, por más descarnada que esta parezca

IMAGINACION: capacidad temporal de arrebatarle el control a nuestra implacable lógica

VALOR: desconocimiento deliberado e irresponsable de las consecuencias por enfrentar más adelante

SEXO: deliciosa prolongación de una caricia

PASIÓN: fortaleza espiritual que alienta tu capacidad de lucha; no es un camino, es una forma de vida

MUJER: única prueba viviente de que alguna vez existió el paraíso

LOCURA: arrebato expontàneo de notable lucidez
SABIDURIA: lograr que tu felicidad no dependa de nada externo a ti. De nada ni de nadie. Padre Gallo.