lunes, 16 de julio de 2007

Los pacifistas deberian estar de moda

Un articulo de Héctor Rincón en la Revista Cambio, me puso a dudar sobre si había algo mas que escribir sobre lo que significa para mi la marcha del profesor Moncayo en la búsqueda de conseguir la liberación de su hijo secuestrado por las FARC.

Es gratificante encontrar todavía en este pueblo insensibilizado por tanta crueldad, que existen seres iluminados que muy seguramente abundan en nuestras calles, pero que no admiramos porque muy en nuestro interior ancestral construido en medio de tantas guerras como lo registran los cuentos de nuestros abuelos perseguidos por liberales o conservadores según su inclinación política, consideramos a estos seres imparciales como hombres pusilánimes sin los suficientes arrojos para enfrentar las adversidades, porque eso aprendimos. Porque nos inculcaron patrones de valor apoyados en la falsa teoría de la imposición y la agresividad, reforzados con una realidad que nos atropella diariamente y grabada en el hipotálamo con unos medios publicitarios que la utilizan para vendernos cosas.

Pero hay que ver los huevos que se necesitan para emprender una marcha como la del Profesor Moncayo, de la que no existen precedentes en este país, poniendo en riesgo su propia integridad física. No hay que olvidar que se trata de un recorrido de aprox. 800 kilómetros, de 17 dias, para un hombre de 56 años, en un país donde alcanzar notoriedad cuesta la vida.

Espero estar presenciando una nueva forma de concebir la realidad nacional, alrededor de consensos que se construyan basados en el respeto a los demás y no como estamos acostumbrados, en la destrucción del otro.

El reemplazo de una cultura ancestral de odio por otra de respeto y solidaridad, en donde no se le siga el juego a quienes sacan partido de nuestra ignorancia radical y retardataria que nos impulsa a justificar de manera cómplice el uso de la fuerza por cualquier razón, a pesar de lo conveniente que esta pueda parecernos, porque cualquier atisbo de crueldad, desconocimiento del otro o agresividad, destruye el mas mínimo argumento razonable que pueda contener.

El articulo al que me refiero, describe al Profesor Moncayo como un pacifista, que lo es, y yo agregaría que además ese pacifista lleva un poco de nosotros consigo, porque sigo creyendo que los seres humanos somos en esencia, seres pacíficos y conciliadores a pesar de que la implacable y aparente realidad me indique lo contrario. Y cuando nuestras expresiones apuntan cada vez a posiciones más radicales y menos conciliadoras en medio de la falsa creencia de que "toca tomar partido" y justificar las acciones violentas según creemos, también erradamente que nos conviene. Y no puede ser que nos convenga, porque tarde o temprano la espiral de violencia nos terminara involucrando para que entonces ojala no sea cuando salgamos a marchar y a protestar para buscar soluciones pacificas, cuando ya sea muy tarde. La violencia no trae sino violencia, si no pregúntenle a las abuelas y abuelos que experimentaron en carne propia esa trillada formula por varias generaciones y que nos tiene en la sin salida en que nos encontramos.

Ya Gandhi, Mandela y Martin Luther King demostraron que sí se pueden lograr metas ambiciosas sin atropellar a nadie.
Que bueno seria lograr que no sigan decidiendo por nosotros grupos que no representan nuestros verdaderos valores e intereses, llámese como quiera llamarse cualquier manifestación violenta que sin importar su fin, utilice como medio LA VIOLENCIA.

2 comentarios:

Juan Ensuncho Bárcena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Ensuncho Bárcena dijo...

El profesor Moncayo - a través de esta columna - me hace recordar a "Imagine" la hermosa canción de John Lennon que debería ser el Himno de la Paz: "You may say I'm a dreamer/ But I'm not the only one/ I hope someday you'll join us/ And the world will be as one" (Puedes decir que soy un soñador/
pero no soy el único/ espero que algún día te unas a nosotros/
y el mundo será uno solo).

Abrazos y felicitaciones a Leo por tan lúcido blog.

Letra completa de la canción: http://www.lahiguera.net/musicalia/artistas/john_lennon/discoh/62/letra/1/